lunes, 30 de julio de 2012

...Relojes sin segundero...



Y que un rayo parta en dos al tiempo;
que los relojes se paren, 
que la nada sea más grande que el todo,
y que lo que de verdad importe sean los sentimientos...