lunes, 27 de agosto de 2012

...Lanzando los dados bajo la mesa...



Quizá esté algo cansado, pero no fatigado.
Con criterio, sin desorden, pero ligeramente alborotado.
A mitad de camino, pero como recién comenzado.
Con algunas heridas, pero no mermado.
Al borde del cabreo, pero aún no desbocado.
Puede que algo escondido, pero todavía de tu lado...