lunes, 26 de marzo de 2012

...Enamorado hasta de tu ausencia...



Cada noche, acostumbro a preguntarle a mi corazón por qué, y el cabrón, sin  apenas decir nada, sutilmente responde "porque a mí me da la gana"...

2 comentarios:

calmA dijo...

Es que el corazón es un descontrolado, va a su bola.

Qué bonito ese "enamorado hasta de tu ausencia". Me quedo esta frase.

Garvía dijo...

Sí, suele ir a su bola, sin preguntar a nadie.
Pero uno se acaba acostumbrando.
Toda tuya la frase ;)