domingo, 9 de septiembre de 2012

...Veneno dulce...



Se me gastó el librillo de papel, 
pero aún así conseguí fumarme mi alma...